ARTISTAS

WILLIE COLÓN: Crítico de el primer Grammy Latino


Por Willie Colón

Martes, 26 de Septiembre de 2000

¿Hasta dónde llega el egoísmo y la avaricia de la mafia de Miami? "La ceremonia salió como yo lo predije más o menos. Había una gran ausencia puertorriqueña. Somos el motor, somos el Hollwoodde la música. Es injusto".
Nueva York - Esta noche se celebra por primera vez el Grammy Latino. ¿Y cuál es la sorpresa? Los Grammy siempre se han celebrado en Nueva York y Los Angeles, las capitales del mundo en lo que se refiere al cine, televisión, disco, teatro, etc. Entonces, ¿por qué tanto llantoy pataleo para que fuera Miami la sede? ¿Es que ya no tienen vergüenzalos glotones de Miami?
Hemos llegado a un momento histórico en el desarrollo de nuestra naciónlatina. En sus comienzos todos estábamos contentos y orgullosos deque uno de nosotros los artistas latinos llegara a las tarimas anglo parlantesy del mundo. Pero, con el tiempo, nosotros, los que estamos en la farándula, empezamos a sentir una fuerza siniestra en todo este adelanto. Nuestras emisoras de radio, nuestros magazines, nuestras televisoras, nuestros periódicos y en fin, nuestras disqueras fueron poco a poco compradasy restablecidas en... Miami.
Al principio pensábamos que todo esto significaría un nuevo renacerpara todos. Luego, empezamos a entender y comprender que se tratabade una agenda para mezclar la política del refugio miamense con unaavaricia solamente económica y nacionalista que no tiene piedad nilímites hacia los demás latinos.
Tarde en mi carrera conocí la censura y la marginación por no ser completamente sumiso a la voluntad de nuestros nuevos amos. Mientras varios de miscompatriotas, como Andy Montañez y amigas como Verónica Castro fueron descaradamente boicoteados por visitar a Cuba o fraternizar con cubanos de la isla, otros como este servidor, que cometieron delitos menores como atacar al general Pinochet en una canción parodia, fuimos puestosen una lista negra donde se nos cerraron todas las puertas. Gloria Estefan y su esposo se convirtieron en la punta de lanza de esta mafia cubana.
La nueva moda era redefinir todo lo latino como cubano. La salsa, un concepto musical que recoge todas las tendencias y manifestaciones musicales de América Latina se redefine sencillamente como otro sabor de música cubana. Se está intentando borrar la historia de 35 años de salsa. Pretenden enterrar el talento boricua, colombiano, venezolano, dominicano, panameño, mexicano y el de todos aquellos que han contribuido en el pasado y en esta época, sepultado bajo un monumento cubano de Gloria y Emilio.
Aceptar este concepto del Grammy Latino, es regresar a los tiempos cuando teníamos que viajar en la parte trasera de la guagua. Sería como volver a los tiempos del 'apartheid' americano. Iguales, pero separados. Los Estefan y compañía, con su avaricia le han quitado un dolor de cabeza a la Academia Nacional de Artes de Grabación y Ciencias (NARAS). Ya no tienen que hacer lo que hace la Academia de películas con el Oscar, que permiten que todos sus miembros compitan juntos, una película francesa puede competir con una alemana o con una americana. Por el derecho de poder controlar todo lo que sea latino, una vez más nos han convertido en botín para la mafia de Miami.
Esta será una fiesta entre los Estefan, Sony y las demás disqueras que ellos, los cubanos, controlan. La mayoría de los cantantes que acaparan las candidaturas, por ejemplo los colombianos Carlos Vivesy Shakira, con 6 y 4 menciones respectivamente, fueron producidos por Estefan o pertenecen a grandes empresas disqueras controladas por los miamenses. El productor cubano Emilio Estefan encabeza las candidaturas múltiples con seis menciones; mientras que su esposa, la cantante Gloria, fue incluida en tres categorías y además será una de las conductoras del show junto con el actor de origen cubano, Andy García, quien no es cantante y es un acérrimo opositor de Fidel Castro. También participará el grupo N'Sync, quienes, al no ser latinos, no tienen otra razón aparte de su relación con los Estefan para estar presentes.
Este show, aunque tenga mucha audiencia, alcanzará un rango menor. El premio se habrá de valorar como se valoran los premios afro-americanos o de música country & western. Estos son premios de segunda categoríano son de los que compiten con la industria entera. Ya no será un Grammy original. Grammy Latino es un Lammy. Un Grammy es un Grammy.
Me uno a aquellos que se atreven a gritar ¡basta! A esta artista que acepta dejarse presentar como la estrella latina más grande del mundo entero (de esto fui testigo esta semana pasada en México) yo le digo, ¡por favor, Gloria...por favor!
Qué látima que ningún artista latino volverá a ser reconocido como el ganador del Grammy Award.

 

 

 



webmaster@mestizo.de





esta página todavía no esta terminada! seguimos trabajando por favor envienos sus comentarios

Copyright 2002 mestizo.de