LA NOCHE EN BARRANCO DEL 29

 

Texto y Fotos: Gustavo Colaborador de elrocklatino.com


Era martes, y ya estaba todo acordado, tendría pase libre al concierto como miembro de prensa internacional (¡¡miieeerrrrda!!). Llegué a la hora acordada para escucharlos por primera vez, algo que me entusiasmaba porque no serían las mismas “huevadas” que se suelen escuchar en las radios locales. Esta vez estaba en Barranco, en La Noche de Barranco; en la entrada, el letrero luminoso indicaba los nombres de los grupos: Tran C (nativos de Iquitos, con dejo y todo), Ruido Negro (que venían de Cajamarca, también con dejo) y Héroe Inocente (que son de Lima y creo que tenían dejo).

Le pasé la voz a quien no pienso mencionar porque se supone que me iba a ayudar y que al final no me ayudó porque tuvo que pagar su entrada, ¡puto!. Una vez adentro ubicamos lugar inmediatamente para tener un buen ángulo de donde tomar las fotos que ayudarían a graficar esta crónica (pido disculpas pero tuve problemas con cierto flash que no llevé), estábamos entre los primeros en entrar y el lugar aún se veía vacío, pero, aún así, acogedor; pasarían largos minutos, quizá más de una hora, hasta que Tran C subiera al escenario para comenzar con la tocada de la noche. No quiero hacer mayor comentario sobre el grupo, sólo diré que comenzaron con “Corazón espinado” de Mana y nada más.

Pasado el primer intermedio, Ruido Negro eran los siguientes en tocar. Fue algo gratificante, algo fresco, fuerte, un ritmo que obligaba a sacudir los sesos sin necesidad de romperte el cráneo; formados desde hace ocho años, en Cajamarca (conozcan Perú carajo, si no saben donde queda), agradecían a todos por estar con ellos, incluso anunciaron que en la entrada se estaba vendiendo “cidis” del grupo (para que pudieran regresar a casa con algo más), los tres primeros temas me convencieron de comprar uno (aunque prefiero escucharlos en vivo). “Donde estés, estarás mejor que aquí”, “Muchacho provinciano” o “A ciegas por un kamino” son algunos temas que gracias al “cidi" que compré sé que los tocaron aquella noche, (a excepción del primero que no está en el disco y me pareció muy bueno). Dos guitarras, bajo y batería, con un sonido y estilo frenético que revolvía el estomago y el cerebro con la fuerza que sólo el rock puede concebir; ni siquiera saludaron, subieron y comenzaron a tocar con tal fiereza propia de la juventud que desea expresarse, repito, fue algo gratificante. La energía transmitida durante su concierto me hizo olvidar que era martes.


Aprovecharé este último intermedio para contarles acerca de la gente que había esa noche, como si fuera un bloque de “farándula” (perdón por la atorrantada). Todas las mesas frente al escenario estaban ocupadas; entre los presentes se encontraba Pedro Cornejo, el que exige los contratos para Mar de Copas (- porque si no hay contrato no tocamos -); también ubiqué, algo desubicado, a Guajaja; un par de gringas con “pinta” de europeas (una gordita y otra flaquita) que fueron abordadas por los nativos de la amazonía; también vi a una enana que llevaba en lugar de cabello un envidiable cultivo de “yerbitas” muy rojitas listas pa’ cosechar acompañada del biznieto de Largo (Los Locos Adams), lástima que no se quedaron para escuchar a Ruido Negro; ya las escaleras habían sido tomadas por traseros desconocidos que me obligaban a demostrar ágiles maniobras para poder subir por ellas, sin atropellar ni aplastar a nadie en mi intento por llegar al segundo piso con mi camarita sin flash para tomar las dichosas fotos. ¡¡Puto de mierda!! ¡¡Tú debiste subir a tomar las fotos!!. Lo mismo ocurrió cuando intente bajar. En el segundo piso la mayoría de las mesas estaban libres (recuerden que era martes) y la gente se apoyaba sobre la baranda que daba al escenario, casi no me dejaban espacio para hacer mis tomas; en uno de los extremos vi a... a... a... no sé quien era pero merece que lo mencione porque todo el mundo lo saludaba a pesar de su apariencia de... de... la “pinta” de loco (en realidad, su rostro demostraba cierta repugnancia por las tijeras y las máquinas de afeitar)... pero todos los saludaban como si fuera alguien importante. Se acabo el intermedio, es el turno de Héroe Inocente.

Brutal. Héroe Inocente tocó con tal fuerza en el escenario que casi salto sobre la mesa para arrojarme luego sobre el gordito de lentes de la mesa de al lado y romperle la cabezota. Comenzaron cantando algo de Muhamed, Al Kaeda y los gringos, para luego decir que a los aeropajitas no les pasa ni mierda; después hicieron una mención acerca de lo que se dice de que el “asereje es satánico” para luego gritar el Rock es Satanás. Constantemente, el vocalista, pedía un saldaña; incluso dijo que el clorito del Rímac estaba buenazo. De inocente no tenían ni mierda, fue brutal; incluso una niña que aparentemente no estaba preparada para recibir tal impacto se puso de pie y suplico que bajaran el volumen (cojuda). La violencia de este grupo al interpretar sus temas era tan fuerte como su música; incluso, ya casi finalizando, el bajista rompió una cuerda que estuvo colgando durante los tres últimos temas. El vocalista, con esa cara de loco chistoso, estaba más rayado que su polo de preso, le dedicó una canción a los niños.

Héroe Inocente y Ruido Negro, dos grupos peruanos, dos grupos de rock peruano; lograron enseñarme que lo bueno y lo mejor de la música no necesariamente tiene que escucharse en las radios; la calidad de su música la sentí de inmediato, no era necesario que alguien me hablara de ellos y estoy convencido de que hay mucho más por descubrir; seguiré buscando, experimentando cada noche que pueda disfrutar de la música de un grupo de amigos que lo único que hacen es sentirse bien estando juntos y tocando con la fuerza y energía que puedan expresar en un escenario y ante un público.


Ruido Negro (según el cidi): Oscar Pajares - voz y 2ª guitarra / Edgar Zegarra - 1ª guitarra y coros / J.C. Hernández – bajo / Júnior Malaver – batería

Héroe Inocente (según el guitarrista): Mario Castañeda – voz / Edwin Mayuri – guitarra / Lucho Sanguinetti – bajo / Adrian Arguedas – batería

 



Quelle: Elrocklatino.com

 

 

 

 


 

webmaster@mestizo.de






esta página todavía no esta terminada! seguimos trabajando por favor envienos sus comentarios

Copyright 2002 mestizo.de